Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1’ Category

ROMA, 02 Dic. 09 / 08:03 am (ACI)

El Observatorio internacional Cardenal Van Thuân sobre la Doctrina Social de la Iglesia publicó el llamado “Decálogo contra la píldora RU-486”, un sencillo manual que da a los católicos “diez buenas razones en contra del aborto químico”. Según explicó su presidente, Mons. Giampaolo Crepaldi, “la cuestión de la vida está en el centro de la Doctrina Social de la Iglesia, como ha indicado claramente Benedicto XVI en su encíclica Caritas in veritate. Está en el centro porque atañe de forma radical a la persona y porque de la forma de afrontar el tema del respeto a la vida humana dependen todas las demás cuestiones sociales”. El Observatorio propone el decálogo frente a la RU-486 por considerarla como la “expresión de una cultura disgregativa, que destruye la pasión por la vida y vulnera en su mismo origen el significado del hecho de estar juntos.

El decálogo recuerda que “un aborto es siempre un aborto” y su modalidad química o quirúrgica “no cambia su naturaleza de ‘delito abominable’, ya que no varía la voluntariedad de provocar la eliminación de un ser humano inocente”. También recuerda que “el aborto químico no es menos peligroso para la salud de la mujer”; aclara que este fármaco “parece una medicina, pero es tan sólo un veneno” que causa la muerte.

En su punto cuatro, el decálogo explica que “la ‘píldora’ para abortar trivializa el aborto” pues “propicia dos trágicos errores: pensar que el aborto es algo fácil y que es una terapia médica de tantas”. Asimismo, precisa que “la RU-486 condena a la mujer a la soledad” en un largo proceso de aborto; añade que las consumidoras del fármaco tienen “poco tiempo para una reflexión adecuada pues “las píldoras son entregadas a la mujer en plazos necesariamente breves, y para surtir eficacia tienen que administrarse durante los 49 primeros días del embarazo, lo que no permite una reflexión lo suficientemente meditada acerca de la decisión definitiva”.

El texto señala que la RU-486 “lleva a cabo una acción deseducativa”; “responde a una ideología” con la intención de que “esta modalidad química se convierta en la forma normal de abortar y que pueda incluso llegar a reemplazar a la anticoncepción”.

Finalmente, precisa que “al no tratarse de un fármaco, no puede imponerse a los médicos que la prescriban” y asegura que “un aborto es siempre y sólo un aborto”. “Pese a su difusión, a las cifran tan abrumadoras que nublan su percepción real y al engaño semántico de su cambio de nombre (interrupción voluntaria del embarazo); pese a los esfuerzos encaminados a que pase inadvertido y a que resulte trivial y rutinario, el aborto sigue siendo un acto gravemente injusto, un duelo que es preciso elaborar, una herida que hay que curar. Perder conciencia de él no cambia la realidad de los hechos: un hecho es un hecho. Diga lo que diga cualquier ideología”, concluye el decálogo. Copyright © ACI Prensa (http://www.aciprensa.com)

Anuncios

Read Full Post »

Artículo en Diario Correo

 

Queremos compartir con ustedes un excelente artículo publicado en el diario Correo el 22 de octubre por el periodista Martín Santivañez. Muy buena aclaración. Como dice el autor hay que llamar a cada cosa con su nombre.

El feticidio
22 de octubre del 2009
Correo

Hay que llamar a las cosas por su nombre. Al “asesoramiento” ilegal, coima. A Salitre 2009, fracaso de Torre Tagle. A las cuentas abultadas de Nadine, cau-cau bolivariano. Si matar a los padres es un parricidio, y liquidar a un pueblo, genocidio, ¿por qué no llamar feticidio al asesinato doloso de un embrión humano?
Eso es el aborto, un auténtico feticidio. El homicidio premeditado del feto. La eliminación a sangre fría de un viviente humano. Aunque muchos se enreden en divagaciones patafísicas, un embrión está vivo. Los fetos viven, ¡viven! Crecen, se desarrollan, como cualquiera de nosotros. Y ninguna ley podrá opacar con sortilegios jurídicos el hecho aplastante de la existencia humana. La ciencia terminará por imponerse.
¿Dónde están los tartufos progresistas que se rasgan las vestiduras cuando se toca una coma de la Constitución? El feticidio, entérense, es inconstitucional. “El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece”. Artículo 2. A esos tinterillos que se desgañitan creando sofismas para-legales, basta con recordarles la pirámide de Kelsen. En un Estado de Derecho (Rechtsstaat) prima, ante cualquier otra norma, la Constitución. Y en el Perú la tenemos.
Entre los defensores del feticidio no falta el velasquista amargado que cree que la pobreza se acabará cuando matemos en el vientre a los pobres, so pretexto de vanguardia proletaria y defensa de la mujer. Ni el atolondrado columnista que confunde libertad con libertinaje. También asoma, por supuesto, el rabioso anticlerical que se alucina González Prada, cuando no ha heredado de Don Manuel ni la pluma, ni el cerebro, ni el amor por el Perú. Por último brilla el compasivo, el que cree que lo mejor para todos es dejar que la mujer decida si debe o no convertirse en feticida.
No hay compasión en el feticidio. No hay progreso, ni civilización. Mucho menos libertad. El triunfo del más fuerte sobre el débil siempre es signo de miseria moral y atraso solidario. Un embrión es una persona. Hay que defender su vida porque es menester defender la libertad. El derecho siempre ha sabido qué lado escoger cuando irrumpen estas disyuntivas: in dubio pro infirmo. En la duda, por la libertad del débil. Y el débil es el que no puede hablar por sí mismo. El débil es el embrión. La esperanza no yace en la ley. La esperanza está en el derecho.
Así como la humanidad superó la esclavitud y los campos de concentración, algún día miraremos atrás y contemplaremos horrorizados el holocausto silencioso de millones de fetos, enterrados por nuestra displicente cobardía. Sobre este camposanto, nada bueno se puede construir. Mucho menos un país.
Martín Santiváñez Vivanco
Periodista

Read Full Post »

NOTA INFORMATIVA

¿Derecho a decidir o derecho a matar?

¿Derecho a decidir o derecho a matar?

El pasado martes 04 de agosto, se hizo público el lanzamiento oficial en el Perú del autodenominado grupo “Católicas por el Derecho a Decidir” (CDD) (en inglés “Catholics for a free Choice”), una conocida organización internacional anti vida que fundada en 1970 en los Estados Unidos de América, se dedica a promover el aborto de manera especial en América Latina. CDD opera en varios países como organización de fachada, pues en ninguno de ellos cuentan con una base social real. En el Perú no son sino una “reinvención” de una antigua organización feminista que, ante el fracaso de sus estrategias, ensaya una nueva cara y nuevas formas de financiación. Aunque se presentan como un “movimiento autónomo de personas católicas comprometidas en la búsqueda de la justicia social” que busca “el cambio de determinados patrones culturales y religiosos”, su finalidad es promover el aborto y la anticoncepción como derechos sexuales y reproductivos. Son un frente abortista que recluta preferentemente a personalidades del mundo feminista anticatólico. Su estrategia consiste en confundir a los feligreses presentándose como católicos y su agenda tiene por objetivo el aborto, la anticoncepción, la esterilización, el lesbianismo, la homosexualidad, el feminismo radical y las doctrinas del New Age. Ya en el año 2005, la Secretaría de Estado del Vaticano solicitó a todos los Obispos que estuvieran vigilantes y alertas ante una campaña que esta organización abortista realizaba en aquel entonces y que consistía en reunir firmas y adhesiones para apoyar el concepto de «salud sexual y reproductiva» en una cumbre mundial que en aquel entonces preparaba la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Como bien sabemos el concepto de «salud sexual y reproductiva» a la luz de la cumbres mundiales de El Cairo (1994 sobre población y desarrollo) y de Pekín (1995 sobre la mujer), incluye al aborto como medio de planificación familiar. Por todo ello les solicito NO dejarse sorprender por representantes de esta organización anti vida que se atribuyen el nombre de católica sin contar con el permiso de la autoridad eclesiástica (ver canon 216 del Código de Derecho Canónico), y alertar a todas las personas que puedan al respecto (sacerdotes, consagrados y consagradas, agentes pastorales, fieles laicos, etc.).

Lima, 07 de agosto de 2009

José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V. Arzobispo Metropolitano de Piura Presidente Comisión Episcopal de Familia y Defensa de la Vida

Read Full Post »

El SIDA y el preservativo

Queremos compartir con ustedes un excelente artículo escrito por Riccardo Cascioli de CESPAS.

SIDA y preservativo, la ciencia da la razón al Papa

Riccardo Cascioli

El riesgo de contraer el virus de HIV usando el preservativo durante las relaciones sexuales es de 15%. Esta conclusión está contenida en un estudio publicado en la revista científica británica “The Lancet” del 2000. Es una primera confirmación científica de lo que ha afirmado el Papa Benedicto XVI en su visita al África, que el SIDA no se vence distribuyendo preservativos, sino a través de una educción en dignidad humana. Para sostener la correcta posición científica del Papa no esta solo Edward Green, el investigador de Harvard cuya posición es bastante conocida. Al contrario, revisando las revistas científicas y médicas de estos 20 años de lucha contra el SIDA, encontramos numerosas confirmaciones de la falibilidad de los profilácticos. (http://www.harvardaidsprp.org/faculty-staff/edward-c-green-bio.html)

El efecto cinturón de seguridad. Retomando el citado artículo del Lancet (John Richens, John Imrie, Andrew Copas, Condoms and seat belts: the parallels and the lessons, 29 gennaio 2000, volume 355, numero 9201) se hace un interesante paralelo con el uso del cinturón de seguridad para los accidentes automovilísticos, que a su vez no ha producido los beneficios esperados. Los autores del estudio dicen que la sensación de seguridad multiplica el comportamiento de riesgo. Es el fenómeno  “teoría de la compensación del riesgo”. En el caso de los preservativos la culpa es de los que sostienen que estos son la solución definitiva del problema, induciendo entonces a una sensación de falsa seguridad que multiplica las relaciones promiscuas, principal causa de la difusión de la enfermedad. Ha sido demostrado en los hechos, que se sostienen en el estudio, que en África, el país con mayor difusión del uso del preservativo – Zimbabwe, Botswana, Sudafrica e Kenya – son también aquellos con seropositividad más alta. “La eficacia del preservativo” – concluyen los investigadores – está relacionada solamente al real cambio del comportamiento de riesgo.

Preservativo muy riesgoso. Sobre la tasa de ineficacia del profiláctico concuerdan miles de estudios. Según S. Weller e K. Davis (Condom Effectiveness in Reducing Heterosexual HIV Transmission, Family Planning Perspective nov.-dic. 1999, estudio actualizado en el 2004) la eficacia del preservativo para prevenir la transmisión del HIV se estima en un 87%, pero puede variar entre el 60% y 96%). Datos confirmados también en el estudio de J. Trussell e K. Yost raccolto nel volume Contraceptive Technology, (Ardent Media, 1998) y presentados – sin que se levantaran voces escandalizadas – en la conferencia de la ONU en Río de Janeiro el 26 de junio del 2005. Además en Family Planning Perspective (una revista científica del Guttmacher institute, emanación de la organización abortista International Planned Parenthood Federation), en el número de enero de 1993 se cita el estudio de Margaret Fishel según el cual en parejas casadas con un seropositivo, el uso del preservativo como protección produjo la infección de la pareja en el lapso de un año y medio al menos en 17% de los casos.

Porque los preservativos no funcionan. Un estudio presentado en 1990 en el British Journal of Family Planning (E.J.E. Kirkman-J. Morris-A.M.C. Webb, User Experience: Mates v. Nuforms) muestra que en un test efectuado en Inglaterra en el 52% de los casos, la utilización del profiláctico no experimentó roturas o deslizamiento. C.M. Roland, científico experto del látex y director de Rubber Chemistry Land Technology, explicaba en una carta publicada en el Washington Times el 22 de abril de 1992, que en la prevención del embarazo se registra un 12% de falibilidad a pesar de los poros del látex (5 micrones) son 10 veces más pequeños que el esperma. La falibilidad aumenta exponencialmente en el caso del virus del SIDA porque este tiene un tamaño de 0,1 micrones, por lo que puede fácilmente encontrar una salida en el profiláctico aunque se suponga un uso optimo. Por este motivo en la X Conferencia Mundial sobre SIDA en Montreal, algunos proponen usar dos preservativos al mismo tiempo. Este riesgo, demuestra la experiencia, es aun más elevado en África por el calor y la modalidad de conservación de los profilácticos que contribuyen notoriamente a deteriorar el látex.

El método ABC. Hay también los estudios científicos que demuestran que la única arma que funciona contra el virus del SIDA es la educación en la integridad del hombre, que en términos de estrategia se traducen como A (abstinencia), B (ser fiel), C (Condón), donde el acento se pone sobre todo en A y B. En el caso de Uganda, el único país donde se ha evidenciado una disminución en la tasa de incidencia de la epidemia, a demostrado la bondad de esta propuesta, escogida por el presidente Museveni a inicios de los años 90. Y la experiencia ha convencido al ya citado Edward Green, convertido en el mayor promotor del método ABC después de haber sido gran promotor del “preservativo como solución”. Según un reporte de UsAid (agencia de estados Unidos que se ocupa de la ayuda al desarrollo) en 15 años se ha reducido la tasa de infección del 75% en el grupo de edades de 15 a 19 años, del 60% entre los 20 y24 años, y del 54% en el promedio total. Es por eso que se ha reducido en 65% el sexo con parejas casuales. Conclusión compartida por la revista Science con un artículo publicado el 30 de abril del 2004 (Rand L. Stoneburner-Daniel Low-Beer, Population-Level HIV Declines and Behavioural Risk Avoidance in Uganda) en el cual se excluye que el uso del profiláctico haya tenido un rol significativo en la evolución positiva.

Este dato ulteriormente confirmado por la experiencia en campo en Africa de Helen Epstein, que ha recolectado datos en el libro The Invisible Cure: Africa, the West and the Fight against Aids (La cura invisible: Africa, Occidente y la lucha contra el SIDA), del 2007, en el cual ataca al Occidente por su obstinación en ignorar la única estrategia que funciona contra el SIDA, la “cura invisible”, que además de la educación, es el cambio en el comportamiento sexual.

 
 
 
 
 

 

 

Read Full Post »